No hubo preguntas.
O sí y una mirada las calló.